Tarjeta Revolving: qué es y cuánto puedes reclamar

Reclamar tarjeta revolving

¿Compraste un coche o un electrodoméstico y te ofrecieron la comodidad de financiarlo mediante una tarjeta en cómodos plazos?

Entonces  es probable que hayas sido víctima de la conocida Tarjeta Revolving. 

La tarjeta revolving es un medio de pago que permite financiar la adquisición de un bien. Por ejemplo, la compra de un coche, los muebles de casa, un electrodoméstico o el pago de un máster. 

Si has caído en la trampa de contratar un crédito de estas características, no te preocupes porque no eres el único perjudicado. Este tipo de crédito se ha vuelto muy popular por la agilidad en su concesión.  

Se trata de un crédito al consumo y se caracteriza porque es más fácil de obtener que un préstamo hipotecario. Ahora bien, los intereses de la tarjeta revolving son más altos, sobre todo cuando la devolución del crédito es mediante pago aplazado. 

Si ya has contratado una tarjeta revolving te habrás dado cuenta de los inconvenientes que tiene el uso de este tipo de crédito al consumo y aquí encontrarás las claves para reclamar a la entidad financiera. 

Además, puedes pedir tu estudio de viabilidad personalizado con un sólo click. Sin riesgos. Sin gastos para ti. 

Podemos ayudarte

En indemniza.me somos abogados especialistas en anulación de tarjetas revolving por intereses usurarios. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en reclamaciones a entidades financieras, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Recupera tu dinero

Qué es un contrato de crédito o tarjeta revolving y cómo funciona:

La tarjeta revolving se formaliza a través de un contrato. 

En este contrato se establece la cantidad total de la que puedes disponer así como las cuotas o recibos que tienes que pagar periódicamente para su devolución. 

La cuota es la suma de:

  • Capital principal que se va amortizando.
  • + Intereses.
  • + Comisiones. 
  • + Gastos derivados de la operación. 

A diferencia del préstamo, si el banco te concede un crédito puedes disponer de la cantidad concedida a medida que lo vas necesitando dentro del límite y plazo establecido. 

Y tendrás que devolver las cuotas periódicas junto con los intereses, comisiones y gastos en los plazos acordados. 

El titular de una tarjeta de pago revolving decide qué importe pagar y puede optar por devolver el capital mediante el pago total o aplazado.

En este tipo de créditos es importante conocer las condiciones de amortización de la deuda y elegir el plazo para devolverlo. Donde aparece el principal inconveniente de los créditos revolving es en la elección del plazo. 

Si el pago es aplazado se generan intereses por lo general muy altos, lo que conlleva a que en muchas ocasiones no se pueda devolver el dinero y el titular termina endeudándose. 

Como veremos a continuación, estos elevados intereses han sido considerados como usurarios por el Tribunal Supremo y posteriores sentencias de Audiencias Provinciales. 

Funcionamiento de la tarjeta revolving:

Básicamente funciona como una tarjeta de crédito en la que puedes disponer del dinero aunque no tengas saldo en la cuenta asociada a la tarjeta. Sin embargo, el problema está en la forma de devolución del crédito elegida. 

En definitiva, a medida que vas pagando con la tarjeta el importe disponible disminuye y se va reponiendo a través de las cuotas periódicas que devuelves.

¿Cuándo puedes hablar del cobro de intereses usurarios en la tarjeta revolving?

Generalmente, en los casos reclamados con éxito los intereses superaron el 25 %

El Tribunal Supremo en Sentencia nº 628/2015, de 25 de noviembre tacha de “usurario” al tipo de interés que supere el doble del interés medio del crédito que estaba en el momento de la concesión del mismo. 

De forma resumida, en este asunto la Sala Civil del TS anuló el contrato de crédito que el Banco Sygma Hispania había concedido a un consumidor con un interés remuneratorio 24,60% TAE. 

El Alto Tribunal da la razón al cliente y anula la operación de “Revolving” porque se dan dos de los requisitos que establece la Ley Azcárate para considerar a un interés como usurario:

  1. El tipo de interés acordado era superior al doble del interés medio en el momento de la firma del contrato. 
  2. No se puede justificar la imposición de un interés tan excesivo. El interés impuesto era manifiestamente desproporcionado a las circunstancias del caso. 

En palabras del TS: 

En una operación de financiación del consumo como la analizada no puede justificarse un interés tan excesivo “sobre la base del riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito al consumo concedidas de un modo ágil y sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario, por cuanto que la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores y trae como consecuencia que quienes cumplen regularmente sus obligaciones tengan que cargar con las consecuencias del elevado nivel de impagos, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico”.

En este sentido el artículo 1 de la Ley de 23 de julio de 1908, de la Usura (también conocida como Ley Azcárate):

“Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Será igualmente nulo el contrato en que se suponga recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada, cualesquiera que sean su entidad y circunstancias. Será también nula la renuncia del fuero propio, dentro de la población, hecha por el deudor en esta clase de contratos.”

¿Qué importe del crédito revolving voy a recuperar?

Cuando el contrato de crédito revolving sea declarado nulo por sentencia judicial, el banco te devolverá el importe que hayas pagado y que exceda del capital principal. 

Conforme al artículo 3 de la Ley Azcárate:

“Declarada con arreglo a esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado.”

Por tanto, para reclamar los intereses que el banco te ha cobrado de forma usuraria tenemos que solicitar la nulidad del contrato de crédito. Una vez declarado nulo, el banco te devolverá la cantidad que exceda del capital prestado. 

Ya he cancelado mi tarjeta revolving: ¿puedo reclamar?

Sí. En estos casos la acción de nulidad no prescribe, es decir, que no existe un límite de tiempo para presentar la reclamación. 

Por tanto, podrás reclamar los créditos usurarios de tarjetas ya canceladas años atrás. 

¿Quieres conocer cuánto puedes recuperar por tu tarjeta revolving?

Estudiamos tu caso concreto antes de reclamar para que presentes tu reclamación sin riesgo.

Recupera tu dinero

En indemniza.me somos abogados especialistas en anulación de tarjetas revolving por intereses usurarios. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en reclamaciones a entidades financieras, contacta con nosotros y solicita un estudio de viabilidad gratis y sin compromiso.

Solicitar estudio de viabilidad gratis
¿Por qué deberías escogernos?
98% de éxito en reclamaciones
Sin coste alguno para ti
Si no ganas, no cobramos
Haz tu reclamación en minutos