Los 10 errores más comunes en las reclamaciones aéreas

Retrasos en vuelos

Con la práctica diaria observamos como el pasajero, normalmente poco habituado a enfrentarse a procesos de reclamación pero con gran espíritu combativo derivado de la tensa situación vivida, se embarca por su cuenta en una primera fase de reclamación extrajudicial en la que resulta esencial respetar algunas normas para evitar arrepentimientos futuros que puedan condicionar la viabilidad de la reclamación, a pesar de nuestras más que justas razones.

Ahí van nuestros 10 consejos en forma de errores más comunes:

1.- Entregar las tarjetas de embarque a la aerolínea.

Ante una cancelación aérea nunca permitas que te quiten o rompan tus tarjetas de embarque. Son el justificante del vuelo que tenías contratado y la prueba de que finalmente has utilizado otro, con su hora de salida señalada en la misma.

2.- Pedir el reembolso del billete ante una cancelación o retraso.

Si tienes decidido que viajarás a tu destino a pesar de la cancelación o retraso del vuelo contratado, y buscas por tu cuenta un vuelo alternativo, nunca pidas el reembolso de tu billete a la compañía. Si lo haces perderás el derecho a reclamar el coste de ese nuevo billete que, por norma general, será bastante más caro que el que inicialmente habías contratado.

3.- Salir del aeropuerto sin formalizar una hoja de reclamaciones.

Ante cualquier irregularidad aérea conviene siempre rellenar una hoja de reclamaciones en el propio aeropuerto, ya sea en el mostrador de la propia compañía o de AENA. Lo que se pretende fundamentalmente es dejar constancia del incidente en el momento en que ocurre, lo que te servirá después como prueba de lo ocurrido en tu posterior reclamación.

Si no sabes qué reclamar, simplemente deja constancia de tu queja y di que reclamas una indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Ya habrá tiempo de valorarlos y concretarlos tranquilamente en casa.

4.- Borrar los correos electrónicos cruzados con la aerolínea.

Toda la prueba que puedas acumular sobre la contratación y los posteriores cambios resultarán esenciales para la viabilidad de tu reclamación. No limpies de tu bandeja de entrada eliminando estos correos que pueden ser muy necesarios para conseguir la indemnización que te corresponde.

5.- No utilizar los medios tecnológicos a nuestro alcance para dejar constancia de la situación vivida.

Si viajas por turismo seguro que llevas a cuestas la cámara de fotos o video y sino, seguro que tu móvil permite capturar o grabar imágenes.
Fotografiar los monitores de información del aeropuerto donde se indica que tu vuelo se ha retrasado o cancelado y la hora que es (típica foto de tu reloj en primer plano y el monitor al fondo p.ej.) servirá para evitar que la aerolínea niegue después la incidencia.

También puede ser útil grabar en video las situaciones de tensión padecidas ante una denegación imperativa de embarque.

6.- Enviar los documentos originales en tu reclamación a la aerolínea.

Casi todas las aerolíneas te pedirán que les remitas toda la documentación de que dispongas en su versión original de modo que si después no atienden tu reclamación, con suerte, solo tendrás copias, lo que puede dificultar la viabilidad de tu reclamación.

7.- Firmar sin leer.

En ocasiones ante cancelaciones, retrasos o, sobre todo, en caso de denegación de embarque algunas compañías suelen presentar en el mismo aeropuerto finiquitos indemnizatorios a los pasajeros por cantidades inferiores a las que les reconoce la Ley y con renuncia expresa a reclamar nada más en el futuro.

Si tienes dudas sobre lo que te ponen delante es mejor no firmar, o, si no hay más remedio, hacerlo añadiendo de tu puño y letra la expresión “no conforme”, seguido de una hoja de reclamaciones en su mostrador que deje constancia de la situación.

8.- No pedir datos a otros pasajeros.

Puede resultar muy útil contar con el testimonio de otros pasajeros que han sufrido lo mismo que tú. Ellos podrán apoyar tu reclamación y tú la suya en el caso por ejemplo de tener que acudir a un juicio con testigos.

9.- Asumir la versión de la compañía sin cuestionarla.

Por desgracia, en la practica nos encontramos con que a menudo los motivos de la cancelación o el retraso aéreo no están justificados a pesar de que la aerolínea casi siempre te dirá que se debe a causas ajenas a su voluntad y que se trata de supuestos de fuerza mayor. Muchos pasajeros se conforman con esta primera respuesta y desisten de su reclamación.

Recuerda que ni las averías, por norma general, ni las huelgas internas de la compañía son motivos para eximir de responsabilidad a la aerolínea.

10.- Tirar los tickets y facturas de los gastos

Todos los gastos de manutención y alojamiento durante la espera son reclamables en caso de cancelación o retraso, pero es necesario guardar los justificantes. Si tienes que pasar la noche en un hotel pide factura a tu nombre.

¿Por qué deberías escogernos?
98% de éxito en reclamaciones
Sin coste alguno para ti
Si no ganas, no cobramos
Haz tu reclamación en minutos