Reclamaciones por cancelación de vuelo

Reclamaciones por cancelación de vuelo

Si una aerolínea cancela tu vuelo tienes derecho a una indemnización siempre que tenga como origen o destino cualquier aeropuerto de la Unión Europea y te hayan notificado la incidencia con menos de 14 días de antelación.

Si te han avisado con menos de 14 días de antelación y te han ofrecido un vuelo alternativo hay que fijarse en la diferencia de horarios con el vuelo original.

Tendrás derecho a indemnización si el vuelo alternativo cumple estas condiciones:

  • Si hay aviso entre 7 y 14 días de antelación y salida con más de 2h de antelación o llegada con más de 4h de retraso.
  • Si hay aviso con menos de 7 días de antelación y salida con más de 1h de antelación o llegada con más de 2h de retraso.

Si tu cancelación entra en estos supuestos, puedes reclamar las siguientes indemnizaciones, según la distancia entre los aeropuertos de origen y destino.

< 1500 km

250€indemnización

  • Aviso o alternativa desfavorable.

1500 km < 3500 km

400€indemnización

  • Aviso o alternativa desfavorable.

> 3500 km

600€indemnización

  • Aviso o alternativa desfavorable.

Tienes derecho además a la compensación de posibles gastos ocasionados por el retraso, como comidas, desplazamientos, pérdida de reservas e incluso daños morales.

A continuación te explicamos con detalle todos los supuestos y situaciones, pero si quieres dejar tu caso en manos de expertos, reclamaremos por tí y defenderemos tus derechos, sin ningún coste para tí.

Nuestras ventajas:

  • 98% de éxito en las reclamaciones.
  • Sin coste alguno para tí.
  •  Si no ganas, no cobramos.
  •  Te llevará 3 minutos.
%
thumb

 

¿Cómo puedo saber si he sufrido una cancelación aérea?

Hablamos de cancelación cuando el vuelo que teníamos reservado no llega a realizarse.

Y no solo nos referimos al supuesto de que el avión no haya despegado, sino también aquellos supuestos en que por cualquier motivo, se vea obligado a regresar al aeropuerto de origen y los pasajeros de dicho avión hayan sido transferidos a otros vuelos.

Es conveniente que te fijes en el billete que finalmente utilizas para volar y comprobar si el número de vuelo coincide con el que indicaba tu reserva. Muchas veces la aerolínea nos dirá que se trata de un simple retraso solo para evitar las consecuencias legales que se derivan de la cancelación injustificada.

Importante

No tires la tarjeta de embarque ni dejes que te la quiten. Tienes derecho a conservarla porque es el justificante de tu derecho a volar y una prueba valiosa para demostrar que tu vuelo original fue cancelado.

La cancelación del vuelo supone un incumplimiento grave de la aerolínea de su parte del contrato, que consiste en llevarte al lugar acordado pero también en el plazo pactado.

La compañía tendrá que indemnizarnos por los perjuicios que la cancelación del vuelo nos ocasione en función del tiempo con que nos hayan avisado de la misma y el consiguiente retraso que finalmente implique para nuestra llegada a destino.

Los daños y perjuicios incluirán tanto los económicos como los morales, salvo supuestos extraordinarios de fuerza mayor que la compañía no haya podido evitar aún empleando todos los medios a su alcance (lo que ocurre en contadas ocasiones).

¿Qué puedo exigir en caso de sufrir una cancelación aérea? ¿Cuáles son mis derechos?

La Unión Europea dictó un Reglamento (Rgto. CE 261/2004) que regula entre otros supuestos la cancelación de los vuelos y en él se fijan tanto los derechos del pasajero como las obligaciones de las aerolíneas para estos supuestos.

¿Qué es la compensación automática?

El citado Reglamento trata de estandarizar o tasar de forma general unas compensaciones económicas que deben reconocerse siempre al pasajero por el hecho de padecer los trastornos propios de la pérdida de tiempo que le supone la llegada con retraso a su destino. Es lo que se conoce como compensación automática.

Esta compensación va desde los 250 a los 600 euros y debe abonarse por la aerolínea siempre de forma automática y sin que sea necesario, por tanto, demostrar ningún perjuicio más allá del tiempo perdido por el pasajero.

¿Cuándo puede negarme la aerolínea la compensación automática?

No tendremos derecho a compensación automática siempre que la aerolínea:

1.- Nos avise de la cancelación al menos con dos semanas (14 días) de antelación con respecto a la hora de salida prevista, o,

2.- Nos avise con una antelación de entre dos semanas y siete días con respecto a la hora de salida prevista y nos ofrezca un transporte alternativo que nos permita salir con no más de dos horas de antelación y llegar al destino final con menos de cuatro horas de retraso sobre la hora prevista, o,

3.- Nos avise con menos de siete días de antelación a la salida del vuelo y nos ofrezca otro vuelo que nos permita salir con no más de una hora de antelación y llegar al destino final con menos de dos horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista.

En el resto de supuestos, salvo que la cancelación se deba a circunstancias extraordinarias que no pudo prever ni evitar la aerolínea de ninguna manera, tendremos derecho a que nos abonen la compensación automática.

El importe de la compensación (los euros que nos llevaremos a nuestro bolsillo) dependerá de la distancia  que separa al aeropuerto de origen y destino. Esa distancia se mide por el método de la ruta ortodrómica. Puedes encontrar múltiples enlaces en internet para calcular la distancia.

¿ Pero que cantidad en concreto me debe la aerolínea?

Cuando se cancela tu vuelo y no te han avisado con tiempo suficiente, tienes derecho, como mínimo, a las siguientes cantidades:

250 € para vuelos de hasta 1.500 km
400 € para vuelos entre 1.500 y 3000 km
600 € para vuelos de más de 3.500 km

Estas cantidades pueden reducirse a la mitad si nos ofrecen un vuelo alternativo que nos lleve a nuestro destino:

  • en no más de dos horas en los vuelos de hasta 1.500 km
  • en no más de tres horas en los vuelos entre 1.500 y 3.500 km
  • en no más de cuatro horas para todos los vuelos de más de 3.500 km

Pero ojo: esto no significa que no debas ser indemnizado por todos los demás perjuicios que sufras, tanto los patrimoniales como los menos conocidos daños morales.

Entre los primeros se incluye el daño que ha sufrido tu patrimonio: el precio de las noches de hotel que has pagado y que no has podido disfrutar, o la parte del viaje que te perdiste, los gastos de comida, bebida y alojamiento mientras esperabas la salida del vuelo, el descuento en tu nómina por no haber acudido al puesto de trabajo, etc.

En los daños morales se incluyen los llamados espirituales, es decir, los derivados de la inquietud, incertidumbre, ansiedad, desasosiego por no saber ni las causas del retraso ni cuando se solucionará, por las condiciones penosas que viviste mientras esperabas – sin hotel ni comida p. ej.-, por la pérdida de alguna reunión o evento importante, por no llegar a tiempo al trabajo, etc. Todas estas situaciones deben valorarse individualmente para fijar la cuantía más adecuada al daño sufrido.

¿A que vuelos se aplica el Reglamento europeo?

Se aplica a los vuelos que:

1 – Tengan su origen en algún país de la UE.

2 – O bien, saliendo de un país extracomunitario, tenga como destino un aeropuerto de la UE siempre que la aerolínea sea también comunitaria.

¿Y si a mi vuelo no se aplica el Reglamento europeo?

Existen multitud de normas dictadas para proteger al pasajero. Las más importantes son el Convenio de Montrealsuscrito por la gran mayoría de países del mundo, y en su caso el Convenio de Varsovia.

En estos casos, no existe compensación mínima tasada pero sí el mismo derecho a ser indemnizado hasta el límite de 4150 derechos especiales de giro (unos 4.000 euros de máximo).

Además, el Código Civil español y la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios prevén también el derecho del pasajero a ser indemnizado en estos casos.

¿Tengo más derechos en caso de cancelación?

Efectivamente, ante una cancelación aérea tienes derecho a una adecuada atención que incluya refrigerios suficientes durante la espera e incluso alojamiento en un hotel si fuera necesario pernoctar hasta la salida del vuelo, así como los gastos de transporte entre éste y el aeropuerto. También dos llamadas de teléfono, fax o correo electrónico a cargo de la aerolínea.

Además, en caso de cancelación siempre podremos exigir:

1 – El reembolso del billete en siete días al precio que se compró si el vuelo ya no tiene razón de ser para el pasajero así como un vuelo de vuelta gratis al primer punto de partida lo más rápidamente posible.

2 – La conducción hasta el destino final en condiciones de transporte comparables lo más rápidamente posible, o en una fecha posterior que convenga al pasajero.